La imagen que generalmente tenemos de Viena es de una ciudad elegante y opulenta, imperial y sofisticada y muy conectada a historia, música y vals.  ¡Eso es…y un poco más! Momentos importantes de la arquitectura moderna y también de las artes pasaron en Viena y una ida a la ciudad debe incluir visitas a los puntos emblemáticos de estos movimientos. La ciudad es cortada por el legendario río Danubio, lo que confiere un encanto extra a sus días en la capital austriaca, y los cafés vienenses traerán, aún más, sabor a inolvidables días en esa magnífica ciudad.

Donde Quedar

Caso su mayor interés sea vivenciar la elegante Viena, su historia, su esplendor imperial y sus riquezas culturales, nuestra sugerencia es que se hospede en el centro de la ciudad, en el área interna de la Ringstrasse, que es la avenida circular que rodea la ciudad antigua. En esa zona están muchas de las atracciones de Viena, y la felicidad en desplazarse, incluso muchas veces a pie, compensa los valores un poco más altos cobrados por los hoteles. Otra buena opción sería un poco más a oeste, lo más cercano posible de la Ringstrasse, cerca de la Piaristenplatz – una zona residencial, de vecindad local y sin flujo de turistas. Caso su opción sea por un ambiente más moderno y cool, entonces las manzanas entre Ringstrasse y la Mariahlferstrasse (pero no se quede en la propia calle, porque es un centro de comercio), son ideas para sus días en Viena.