La era de los descubrimientos y las aventuras de los navegadores portugueses alrededor del mundo pueden ser comprobadas en la maravillosa arquitectura de Lisboa, en sus edificios históricos y en sus monumentos. La ciudad es orgullosa de ese pasado rico y glorioso, así como de su recién orientación al progreso y desarrollo. Esa combinación de pasado y futuro torna la capital portuguesa un destino fascinante. Lisboa es uno de los actuales hot-spots de Europa, seguramente preparada a entretener conocedores y admiradores de historia, apreciadores de su culinaria tradicional y viajeros en busca de un ambiente moderno, con museos contemporáneos y restaurantes entrañables y bares rooftops. Uno de los más encantadores destinos de viaje, la ciudad tiene luminosidad, geografía y gastronomía únicas. Uno de sus grandes atractivos es su población, siempre muy amigable, simpática y acogedora. Muchas veces nostálgicos del pasado, no es de sorprender que la palabra “saudade”, exista apenas en portugués, un sentimiento tantas veces cantado en melancólicos fados, con ritmos y letras que reflejan las dificultades de sus navegadores ultramar. Fernando Pessoa, uno de los grandes poetas del país, exaltó el mar en sus poemas. Nosotros guardamos Lisboa en un capítulo especial de nuestros diarios de viaje.

Donde Quedar

A pesar de la ciudad extenderse por siete colinas, es relativamente fácil moverse por Lisboa. Los muchos barrios históricos son próximos entre sí, además de estar bien cerca de las zonas bohemias y de los barrios de la moda. La única excepción es Belém, que queda un poco más distante, pero si esta es su elección para su estadía, hay facilidad de transporte y no habrá dificultad para explorar la ciudad. Bairro Alto y Chiado son algunas de nuestras zonas preferidas, con restaurantes entrañables y encantadores hoteles y a poca distancia de Alfama, un barrio histórico con calles de piedra, pequeñas plazas y callejones a perder de vista. La región alrededor de la Avenida Liberdade y de la Plaza Luis de Camões es moderna y agitada, una localización central para explorar las atracciones de la ciudad. No deje de utilizar los antiguos tranvías para moverse, subir y bajar las muchas laderas y colinas, y conocer las diversas vecindades. Príncipe Real es una zona recién descubierta, está muy de moda y viene atrayendo viajeros conectados. Merece mucho la pena hospedarse allá. Todos los hoteles sugeridos por nosotros se encuentran en esa zona de la ciudad. Disfrute sus días en Lisboa.